Crítica | La octava dimensión: narrativa, misterio y publicidad

La octava dimensión (2018) es un cortometraje dirigido por Kike Maíllo (ToroEva) para Audi. La marca de coches produjo este corto publicitario para promocionar su modelo Q8. Sin embargo, más que solo un anuncio de publicidad La octava dimensiónes también una cinta de 18 minutos llena de misterio. Precisamente cuenta la historia de una escritora de novelas de suspense que imparte una clase magistral al tiempo que construye un relato sobre la marcha.

Una clase magistral con Najwa Nimri

Najwa Nimri (Los amantes del círculo polarLucía y el sexo) es Olga Calderón, escritora de novelas de suspense. Es maestra en el arte de la ficción, construye como nadie historias y maneja a la perfección las dimensiones narrativas. Spoiler: que en el cortometraje de Maíllo son la línea, el plano, el volumen, el tiempo, lo hecho, lo dicho, los prejuicios y… la octava dimensión Fin de Spoiler. Nimri interpreta un personaje seguro de sí mismo, que disfruta de su éxito profesional y personal; y es igual de misterioso que las historias que cuenta. Los estudiantes le inducen a que explique estas dimensiones y a partir de aquí se crea una narración paralela a la del aula.

Además del rodaje en espacio abierto donde se exhibe la potencia del coche y se observan carreteras de líneas rectas, aparecen también lugares como el aula o la sala donde se desarrolla la presentación de un libro. Entre todo esto destaca la música que acompaña al relato, que puede ser considerada clásica de un thriller, pero poseedora también de gran intriga.

Un relato de ficción

La ficción y la realidad son dos aspectos que se cuestionan e intercalan en este cortometraje. Sin embargo, el personaje de Olga tiene muy claro que lo que cuenta es ficción. Muestra las siete dimensiones y añade una octava en la creación de una historia de misterio. Hablar aquí del relato que Olga Calderón (Najwa Nimri) inventa como ejemplo para su clase supondría desentrañar el misterio de esta, nunca mejor dicho, fantástica historia. Asimismo, los personajes que acompañan a la escritora guardan también una incógnita. El espectador, además de disfrutar de este corto, podrá también dejar volar su imaginación y reflexionar acerca de la misteriosa octava dimensión.

Conclusiones

Definitivamente, y aunque disfrutemos del coche (pese a que el color solo sirva para hacer más llamativo el vehículo anunciado), lo peor de La octava dimensiónes la sensación de estar viendo un anuncio de coches. Es lógico, porque este es uno de sus objetivos, sin embargo, resta emoción fílmica al cortometraje.

No obstante, La octava dimensiónes un corto singular, lleno de misterio, con una música idónea para la historia. Es un thriller perfecto, redondo, con todos los elementos necesarios para mantener enganchado al espectador que cree estar viendo un largometraje en el que nada es lo que parece.

Puedes leer mi crítica también en Cinemagavia.

1 Comment

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s