Crítica | Foreigner, cortometraje de Carlos Violadé

Foreigner (2018) cuenta con varios premios y nominaciones durante el 2018 y 2019. Ha sido nominado en los Premios Fugaz 2019 a Mejor Guion y Mejor Dirección de producción. Este cortometraje de Carlos Violadé (No tiene gracia, Tres) cuenta la vivencia de un turista inglés en las costas gaditanas; lo que aparentaba ser una tranquila excursión se convierte en la historia de su vida.

Lo que parecía un thriller

Es un drama. Poco o nada nos cuenta el tráiler, engaña bastante, de hecho. Al principio y mitad de Foreigner (un cortometraje de casi media hora de duración) creemos estar viendo una cosa, luego resulta otra muy distinta. Nos encontramos con una bofetada de realidad, quedando la ficción disuelta en esta historia de verdad.

Aunque el principio resuene a una historia burguesa con trágico final (un momento, ¡es completamente eso!), Carlos Violadé da un giro inesperado a su historia, aportando un fuerte mensaje social. La narración parece querer desembocar en un thriller marítimo, pero Foreigner sorprende, pretendiendo dar sentido al principio y mitad del cortometraje con su final. Además de su reflexión, otro aspecto positivo de la cinta es la propia producción, que arriesga con sus escenas aplastantes en el mar.

El extranjero

Las migraciones, masivas o constantes, son todo un tema hoy en día, pero desde hace unas décadas también lo es el turismo. El turismo es un acontecimiento a gran escala que se produce en muchos lugares del mundo; y España es un ejemplo de ello. Sin embargo, mientras que uno representa miseria y sufrimiento, el otro significa prosperidad. A uno lo rechazamos, al otro, lo abrazamos con fuerza.

A día de hoy es importante prestar atención al término extranjero; Violadé se vuelca en él y acierta con su mensaje. Todos somos extranjeros si llegamos a una nueva tierra. Si nos desplazamos fuera de las fronteras propias nos convertimos en extranjeros. Pero queda claro que no todos somos iguales, aunque sí lo seamos y Violadé consigue plasmar estas dos perspectivas. Y con el final de Foreigner debemos preguntarnos por qué esperaríamos algo distinto; un efecto de vergüenza debería rodearnos como espectadores.

Conclusión

La reflexión que Violadé nos introduce en su cortometraje es triste y certera. El transcurso de la historia deja un sabor de vacío narrativo, sin embargo, ofrece un desenlace lleno de estupor: una auténtica realidad con un final alternativo. Y siempre recordemos esa definición de extranjero a la que Carlos Violadé alude: “Persona que es o viene de un país distinto al de uno mismo”.

Calificación: 6/10.

Puedes leer mi crítica también en Cinemagavia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s